“Mamá”, el cortometraje original

Como aperitivo al inminente estreno de Mamá, la peli de terror producida por Guillermo del Toro con Jessica Chastain de prota, el corto que sirvió como base, presentado por el propio Guillermo:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=laIWoU8uzjE[/youtube]

No hay mucha novedad, pero al menos tanto grito y susto impedirán que uno se duerma.

La noche más oscura (Zero Dark Thirty, 2012)

Asombra la buena acogida que tiene en Hollywood todo lo que toca Kathryn Bigelow. Después de llevarse nada menos que seis Oscars con En tierra Hostil, cuyo guión cabía en una cajetilla de tabaco, otras cinco nominaciones le han caído del cielo con La noche más oscura, aunque esta vez ella se ha quedado fuera de la carrera a la mejor dirección.

La noche más oscura cubre los diez años pasados entre el atentado al World Trade Center neoyorquino y la muerte de Osama Bin Laden en mayo de 2011, de la mano de la agente de la CIA Maya (la nominada Jessica Chastain) y su obsesión por encontrar y acabar con el terrorista más buscado de la historia.

Al parecer ha habido cierta polémica con el comienzo, en el que se ven interrogatorios y torturas varias a los detenidos islamistas. Sin resultar agradables, poco estómago (y una importante dosis de ingenuidad) demuestran los sorprendidos y/o escandalizados por lo que se ve en pantalla. Y más con el enfoque frío y aséptico elegido por Bigelow para acercarse a la historia que nos cuenta, que si bien no evita mostrar, tampoco decide recrearse.

Este alejamiento casi documental tiene la ventaja de presentar los hechos (darlos por ciertos o no depende de la voluntad del espectador) sin entrar en su valoración, si bien como contrapartida no permite empatizar mucho ni emocionarse con lo que aparece en pantalla. Básicamente estamos ante una recreación como las que podemos ver hoy en día en canales de documentales, aunque de altísimo nivel técnico.

Así, a lo largo de unos contundentes 157 minutos, se intercalan cosas conocidas, como los atentados de Londres o contra el Marriott de Islamabad, con lo que ocurre en la trastienda y que rara vez es de dominio público. El mayor problema, sin embargo, es que los saltos temporales son tantos y tan grandes que si ya es difícil apreciar la evolución del personaje de Jessica Chastain, que está en pantalla de continuo, en el caso de los demás no hay punto de enganche ninguno.

Y es que La noche más oscura es una película notable, con unos aspectos técnicos muy trabajados y la habilidad habitual de la Bigelow para crear tensión a partir de poca cosa, pero que tras verla deja poco poso, como pasaba con En tierra hostil. Quizás los fans del canal Historia le saquen todo el partido, aunque yo seguiré sintiendo el déjà vu de Homeland

Ficha en IMDb.

Web oficial.

Amor (Amour, 2012)

SINOPSIS: Crudo retrato de la vejez y de la muerte. Jean-Louis Trintignant y Emmanuelle Riva encarnan a una pareja de octogenarios, que viven en París ya retirados del mundo de la música. Isabelle Huppert interpreta a la hija de ambos. El amor de la pareja se verá puesto a prueba cuando ella sufra una grave parálisis.

CRÍTICA: Al golpe de gracia después de descender a los infiernos unos lo llaman asesinato y otros eutanasia. Michael Haneke le da el titulo de Amor.

Georges (Jean-Louis Trintignant) y Anne (Emmanuelle Riva) son un matrimonio octogenario. Dos personas cultivadas, profesores de música retirados, amantes de la cultura, de la vida en general  y cuyos días transcurren plácidamente en su apartamento parisino hasta que Anne es victima de un ataque cerebral.

Lo que sigue es Amor, un excelente ejercicio de cine. Una película que nos conduce angustiosamente por la enfermedad degenerativa de Anne y los lazos de amor y sufrimiento de Georges, un abnegado marido entregado a cuidarla. Toda la película respira un desesperante hermetismo que sobrecoge y nos hace revolvernos en la butaca. Y así nos vemos arrastrados al encierro de la pareja. Casi un atrincheramiento frente a la muerte que de forma muda les va aislando del mundo. Sillas de ruedas inmanejables, duchas imposibles, la pérdida del habla, el dolor. Todo huele a desnudez y verdad. Imposible no conmoverse ante esta épica lucha cotidiana contra la muerte sin mas arma que la ternura. Hasta que surge el grito de la desesperación en forma de bofetada sacudiendo al espectador y anticipándonos el final. La atrocidad. Un canto a la piedad, un último beso en forma de crimen que la historia de Michael Haneke también convierte en amor.

Ficha en IMDb.

Web oficial.

Los miserables (Les Misèrables, 2012)

El próximo 10 de enero se anunciarán las nominaciones definitivas para los Oscar, y una de los títulos que más suenan es sin duda la gran superproducción del musical de Los Miserables.

La historia arranca en la Francia de 1815 con las andanzas del ex-presidiario Jean Valjean (Hugh Jackman), que recibe su libertad tras cumplir diecinueve años de condena, y acabará rompiendo su libertad condicional para intentar llevar una vida honesta bajo una nueva identidad, aunque Javert (Russell Crowe), guardia de la prisión, no descansará hasta llevarlo ante la justicia. El destino de Valjean cambiará cuando, ya como alcalde y como propietario de una fábrica, se cruce con una de sus trabajadoras, Fantine (Anne Hathaway), que acabará siendo despedida y condenada al arroyo.

Hay que avisar, por si alguien acaba de salir también de una larga reclusión, de que Los Miserables es un musical de cabo a rabo. No es una película con más o menos canciones, sino que casi todo el libreto se canta (prepárense para leer subtítulos), y las pocas palabras que no se dicen cantando (que en nuestro país están dobladas) no llegan para llenar medio folio. Además, es una película bastante larga (157 minutos) y no precisamente movida, así que aquellos que sientan algo de alergia a estos conceptos harían mejor en alejarse.

Los que decidan arriesgarse verán algo ya habitual en las producciones actuales de época, que es el gusto por la estética feísta: todo repleto de suciedad, uñas negras, dientes podridos, y colores grisáceos y pardos por doquier. Como tampoco existen coreografías ni nada por el estilo, el aspecto visual no es de los más agraciados posibles, por más que se hayan gastado 60 millones de dólares.

El aspecto musical va en cuestión de gustos, cómo no, aunque es evidente que hay algunos números muy superiores a otros en cuanto a épica y dramatismo. Estos últimos son los que elevan por encima de la mediocridad la labor del director Tom Hopper, que decide presentarnos la acción como un telefilm del montón: en El discurso del rey podría ser aceptable, pero no en una obra de este calibre. Así, aparte de extrañas elecciones de ángulos y demás, lo más destacable es esos primeros planos cortísimos sostenidos durante toda una canción, que si bien algunos defenderán que deja apreciar el trabajo actoral, a mí me parece que no aportan nada ni en lo dramático ni en lo narrativo.

Hablando del trabajo actoral, es evidente que la principal baza de Los Miserables se basa en el poderío de su elenco, que aprovecha cada minuto en pantalla para brillar. Lamentablemente, sólo parece haber tiempo para ver la evolución de Jackman, puesto que personajes como los de Anne Hathaway o Russell Crowe están muy maltratados (la aparición final de Javert es un buen ejemplo) y dejan la sensación de que nos están robando algo.

Con todo, a poco que el tipo de música les guste, merece la pena enfrentarse a este considerable metraje, aunque sólo sea por ver a actores y actrices de renombre dar el do de pecho en varios sentidos. Posiblemente en manos de un director con más recursos hubiera quedado una obra inolvidable, pero aún así el reparto logra sostener esas dos horas y media con dignidad más que notable. Además, ¿van a perderse en serio a Russell haciendo gorgoritos?

Ficha en IMDb.

Web oficial.

Inicio alternativo de “La comunidad del anillo”

Puesto que aún está El Hobbit pululando por las pantallas de medio mundo, no viene mal recordar una curiosidad que se incluyó en los extras de La comunidad del anillo: un principio alternativo narrado por Frodo en el que se hablaba de cosas como la batalla de Dagorlad o la muerte del elfo Gil-Galad.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=lAzeWlp99Ic[/youtube]

De óxido y hueso (De Rouille et D’os, 2012)


Hacía mucho tiempo que no tenía el placer de ver en el cine una historia de amor como esta. Pero no os asustéis, huye absolutamente de todos los tópicos para presentarnos a dos personajes devastados física y emocionalmente a los que el destino (caprichoso destino) une mostrándoles un atisbo de esperanza. Todo esto sin rayar en ningún momento en el almíbar o la cursilería a la que estamos acostumbrados.

Los personajes son personajes reales, con sus defectos visibles y patentes, están llenos de matices, con una amplia gama de grises, por eso resultan tan deliciosamente absorbentes. Matthias Schoenaerts da vida a un padre soltero que se gana la vida con brutales peleas callejeras que conoce por azar al personaje de Marion Cotillard, una domadora de orcas que sufre un accidente y a la que tienen que amputar las piernas.

Al desequilibrio emocional de Schoenaerts se une la discapacidad física y la apatía de vivir de Cotillard, y ver cómo ambos personajes se complementan, se infunden esperanza y evolucionan juntos es una verdadera maravilla. La química entre ambos actores es increíble, la interpretación del belga Schoenaerts está perfectamente a la altura de la brillantísima Marion Cotillard que nos regala un personaje lleno de matices, fuerte y a la vez con una fragilidad que sale de la pantalla y te atraviesa. Una combinación espléndida, con un desenlace a la altura de la trama.

Realmente una película muy recomendable.

Lo mejor: Marion Cottillard, espléndida.

Lo peor: Hay gente a la que se le puede hacer un poco larga.

Recomendación de la casa: Simplemente disfrutarla.

Ficha en IMDb.

Web oficial.